Back to top

Tipos de lectores

¿Qué relaciones tienen los lectores con los libros?
anotaciones tipo lector

 

 

 

Lector pulcro: mantiene el libro intacto.
 

Lector posesivo: pone su sello, nombre, fecha, lugar.
 

Lector lapicero: que subraya con lapicero por si algún día lo quiere borrar —cosa que jamás sucede— y que es odiado por lector pulcro.
 

Lector bolígrafo: que subraya con bolígrafo, seguro y convencido de sus preferencias de aquí a la eternidad y que es odiado por todos los tipos de lectores.
 

Lector corrector: corrige todas las erratas encontradas en las páginas.
 

Lector animador: en sus subrayados hace anotaciones de motivación por el buen trabajo del escritor — «esto me gusta», «muy bien», «qué bonito», «no estoy de acuerdo», etcétera—.
 

Lector-escritor en paralelo: es el que escribe una obra comentada en los márgenes y cuadernos, comentando y en respuesta a lo que está leyendo; el comentario suele ser de igual o superior volumen al libro leído.
 

Lector de esquina: es el que dobla la esquina de la hoja para resaltar un momento álgido de la lectura o señalar el punto de lectura al que debe volver —véanse numerosos ejemplos en bibliotecas públicas de préstamo—.
 

Lector regalo: es quien regala los libros que a él le gustan —regalando un pequeño pedacito de sí mismo—.
 

Lector vidente: es quien regala los libros que piensa que van a gustarle al otro.
 

Lector psicólogo: es quien regala el libro que siente que va a salvar al otro de algún problema.
 

Lector picoteo: tiene varios libros empezados, abre páginas al azar, lleva a término solo algunos títulos, compra libros para construir el rascacielos de sus próximas lecturas.
 

Lector persuasivo: jamás abandona el libro que ha empezado, sin importar que tenga 1500 páginas y en la trigésima ya se esté convirtiendo en un tedioso infierno.

 

Todos estos lectores son intercambiables, se solapaban y coinciden en algún momento.

Número Gazeta: 
1
COMPARTIR EN: