16,90

«Señora, no soy Sisebuto; soy el alma de Póstumo en el cuerpo de aquel. Los dos morimos y se me permitió resucitar en el cuerpo de mi enemigo para venir a ajustar a usted las cuentas en este mundo.»
16,90
Categoría: Etiquetas: ,